Ubuntu Touch como llave para la convergencia

Publicidad

ubuntu-touch-smartphones

 

Después de la presentación de los nuevos modelos de la firma móvil española bq, de que en el pasado MWC se anunciase el primer terminal de la empresa con Ubuntu Touch y de que este ayer no apareciese por ninguna parte (cambios de opinión de Meizu, el otro implicado en la fabricación de estos smartphones, aparte), no hace sino presagiar que probablemente Ubuntu Touch haya muerto antes de ser una realidad.

El caso es que Ubuntu Touch podría renacer, pero de otra manera. Un smartphone normal es lo bastante poderoso como para mover un sistema operativo con todas las de la ley, así que usar un smartphone Ubuntu Touch como un mini PC no es un objetivo poco razonable, pero los desafíos técnicos que esta funcionalidad requiere no son triviales.

Costaría un montón de trabajo duro conseguir que funcionase, aunque Canonical ya mostró un concepto de que esto podía hacerse con el proyecto Ubuntu For Android, ya descontinuado. A pesar de que el proyecto está aparcado la idea permanece.

Un usuario preguntó al equipo de Ubuntu Touch si esta característica para fomentar la convergencia todavía estaba en consideración, y parece ser que el equipo no ha abandonado del todo la idea. Lo único malo es que no saben cuándo serán capaces de implementarla.

Es bueno saber que Canoncial todavía está considerando esta opción. Ahora que tanto Microsoft como Apple están trabajando en sus propias versiones de convergencia, esta clase de característica separaría a Ubuntu del resto con un amplio margen. Lo único que deben hacer es volver a trabajar el concepto para poder encajarlo de una manera que la convergencia fuese prácticamente inmediata, pero es un reto difícil en cualquier caso.

Lo que sí está claro es que el concepto de Ubuntu For Android sigue intacto. No es idéntico, pero la idea básica es la misma. Veremos si al final las ideas de Canonical acaban teniendo calado suficiente como para volver a dar alas a Ubuntu Touch.

1 comentario

  1. Daniel Dapena