Los mejores editores de línea de comandos para Linux

Publicidad

Saber cómo editar archivos rápidamente a través de la línea de comandos es vital para todos los administradores de sistemas Linux. Las ediciones de archivos se realizan diariamente, ya sea un archivo de configuración, un archivo de usuario, un documento de texto o cualquier archivo que necesites editar.

Por eso es buena idea elegir un editor de texto de línea de comandos útil para dominarlo. Es bueno saber cómo se puede trabajar con otros editores de texto, pero se debe de dominar al menos uno para que puedas realizar tareas más complejas cuando sea necesario.

En este tutorial, vamos a mostrar los editores de texto de línea de comandos más comunes en Linux y hablaremos de sus pros y sus contras.

Nota: Tengan en cuenta que no cubriremos una guía completa de cómo trabajar con cada uno de ellos, ya que este será un artículo basado con explicaciones sencillas sobre los programas. 😉

  1. Editor de Vi/Vim

El primero en nuestra lista es el conocido Vi/Vim (Vim viene de Vi mejorado). Este es un editor de texto muy flexible que puede realizar muchas operaciones diferentes en el texto; por ejemplo, puede utilizar expresiones regulares para reemplazar fragmentos de texto en un archivo mediante vim.

Publicidad

Vi (m) proporciona una manera fácil de navegar entre líneas, párrafos de palabras y también incluye resaltado de texto, el cual en muchas ocasiones es más que bienvenido.

Vim puede no ser el editor de texto más fácil de usar, pero a menudo es preferido por los desarrolladores y los usuarios avanzados de Linux. Si deseas instalar este editor de texto de línea de comandos en tu sistema, puedes utilizar el comando asociado con su sistema operativo:

sudo apt-get install vim (Para Debian)

sudo apt-get install vim (para RedHat)

dnf install vim (Para Fedora)

  1. Editor Nano

Nano es probablemente uno de los editores de texto de línea de comandos más utilizados. La razón de esto es su simplicidad y el hecho de que está preinstalado en la mayoría de las distribuciones de Linux.

Nano no tiene la flexibilidad de vim, pero definitivamente hará el trabajo si necesita editar un archivo grande. En realidad pico (otro editor) y nano son bastante similares, ambos, tienen sus opciones de comando mostradas en la parte inferior para que puedas elegir cuál ejecutar. Los comandos se completan con combinaciones de teclas de Ctrl y una letra mostrada en la parte inferior.

  1. Editor de Emacs

Este es probablemente el editor de texto más complejo de nuestra lista. Es el editor de línea de comandos más antiguo disponible para sistemas basados ??en Linux y UNIX. Emacs puede ayudarte a ser más productivo proporcionando un entorno integrado para diferentes tipos de tareas.

Al principio, la interfaz de usuario puede parecer confusa. Lo bueno es que emacs tiene un manual muy detallado que le ayudará con la navegación de archivos, ediciones, personalización y configuración de comandos. Emacs es la última herramienta utilizada por los usuarios avanzados de Nix.

Estas son algunas de las características que lo convierten en la opción preferida sobre los editores anteriores que mencionamos:

  • La plataforma de servidor de Emacs permite a varios hosts conectarse al mismo servidor de Emacs y compartir la lista de buffers.
  • Es un administrador de archivos potente y extensible.
  • Permite una personalización más allá de un editor normal, como algunos dicen, es un sistema operativo dentro del sistema operativo.
  • Tiene comandos de personalización.
  • Puede cambiar a modo Vi (m).

Hay otros editores de línea de comandos, pero apenas alcanzan la funcionalidad que proporcionan los 3 anteriores. Si eres un principiante de Linux, definitivamente tendrás que aprender a usar al menos uno de los editores mencionados anteriormente. 😉