Chrome OS se fusionará con Android

Publicidad

Corría el año 2009, tan solo dos años después del lanzamiento de Android, Google se preparaba para dar el salto a los ordenadores con la llegada de otro sistema operativo. Chrome OS aterrizó en los equipos más sutiles con una idea un tanto descabellada, dejar de lado el hardware potente y centrarse en la nube.

Sin embargo este proyecto de Google nunca despegó, y su muerte estaba anunciada cuando Android comenzó a conseguir tan buena repercusión, hasta el punto de que Google se olvidó de Chrome OS.

Ahora se rumorea que Chrome OS morirá para dar paso a una convergencia entre el mismo sistema operativo y Android, de forma que Google pueda seguir presente en el mercado de los ordenadores con un sistema operativo, aunque un tanto diferente.

The Wall Street Journal ha sido quien ha dado la noticia que todos esperábamos, y han mencionado que llegará una  versión preliminar del sistema en algún momento del próximo 2016, aunque no será hasta el 2017 que llegue la versión final de este nuevo sistema que combinará lo mejor de ambas plataformas.

ChromeOS-34

La convergencia está a la orden del día

Microsoft comenzó con la convergencia a gran escala. Poder utilizar todos tus dispositivos de la misma forma y permitir que se comuniquen entre ellos de forma sencilla. Tu móvil, tablet, PC e incluso los wearables. Ahora es Andriod quien le sigue el rastro a la convergencia, pero es difícil pensar que serán los únicos que apostarán por ella.

Era la crónica de una muerte anunciada. Chrome OS crecía a un ritmo muy lento y la llegada de Windows 10 obligaba a la compañía a mover ficha. Y finalmente han decidido por fusionar ambos sistemas operativos para ofrecer una alternativa mucho más concisa de Android para PC.

Sin duda alguna ha sido un movimiento muy inteligente. La llegada de un Android PC como tal al mercado permitirá que los desarrolladores se centren más en el desarrollo de las aplicaciones. Esto junto con el hardware que puede montar un equipo hoy en día (aún a pesar de que los smartphones cada vez apuestan por un hardware más potente) permitirá a los usuarios disfrutar de herramientas realmente potentes para el uso en el día a día. Y no solo eso, también podremos ver otras aplicaciones más exigentes para el hardware, como juegos en los que los desarrolladores podrán poner todo su empeño sin tener que limitarse tanto con los recursos que ofrecen los equipos.